…el balcón de la espera…la poética de la resistencia…

Imagen

El balcón de la espera, abrió sus puertas. La consecuencia fue entender que la poesía está hecha para ser recitada… y que cuando las luces se apagan, el espacio se transforma y alguien mira ya nada es igual, todo cambia para siempre.

Desde el balcón entendemos el arte a partir de:

…la tragedia de la decisión… aquello que te lleva a un lugar y no a otro, decidir entre hacer una cosa y no otra, llevarla a cabo de una manera y no de otra, siempre es tremendamente trágico decidir crear algo y dejar  a un lado el resto… nunca sabrás que perderás o dejarás de ganar.

…la tragedia de la realización, es diferente, es el resultado y la relación de lo imaginado con lo real, nuestros sueños, nuestras pulsiones siempre nos llevan al objeto de deseo pero nunca podemos saber con certeza si lo que tantas veces hemos imaginado, soñado, visualizado realmente se convertirá en lo que deseamos…hacer visible lo invisible es comprobar que “el otro” no siempre eres tú.

…la tragedia de la confrontación, nos lleva necesariamente al público y a su mirada. No trabajaremos nunca pensando en qué le puede gustar al público, pues creemos en  la mirada emancipada del espectador…no tenemos nada, solo nuestro trabajo y el alma que en él dejamos… no es fácil permitir que otros miren a través de tu propia alma. Nuestro trabajo va al margen del narcisismo y de la espectacularidad, tan solo queremos ser visibles y transparentes. Por eso os necesitamos a todos, solo no podemos, tenéis,  que formar parte de nuestro trabajo o acabaríamos trágicamente ahogados en nuestro propio reflejo. No somos nadie sin vosotros… reconocemos nuestra fragilidad.

No tenemos una visión trágica de la vida, pero sí buscamos refugio en la tragedia para entender mejor que nos sucede, para poder expresarnos a través de ella…la tragedia y el arte como salvación, como manera de entender, mirar y transformar la vida.

El placer muere en el momento de su goce y  la muerte es la madre universal, dice el poeta, no podemos separar la búsqueda del placer con la certeza  trágica que su muerte es lo que hace que exista en nosotros una eterna búsqueda…o mejor un continuo e inevitable encuentro.

…por todo esto y más que nunca necesitamos una poética de la resistencia…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Comienzo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s