I, per fi, va arribar l’estrena // Y, por fin, llegó el estreno

Sonaven ja les notes del violoncel i el saxo, quan es van obrir les portes. Les llums baixes i la gent entrant al meravellós espai de La Mercè. I, a partir d’aquí, Paola i Sofía, la Conchi i la Georgina. A escena, per fi, després de mesos de treball intens i il·lusionant, “El tercer invitado”.

Així començava la nostra estrena. Una estrena que no va deixar indiferent, perquè el text no deixa indiferent. Una escenografia minimalista i atractiva. Una música que omplia de màgia La Mercè. Una llum suggerent. I unes interpretacions que van deixar sense respiració la majoria de gent present.

I davant, a platea, 150 persones. Encara ens emociona recordar la resposta de la gent. Veure la sala de La Mercè plena d’un públic disposat a viure “El tercer invitado” ens va omplir d’una energia que va fer que l’obra llisqués sola de principi a fi.

Només ens queda dir gràcies. Gràcies a la gent que ha contribuit a fer-la possible. Gràcies a la gent que va venir a veure-la. I gràcies a tot l’equip de “El balcón de la espera”. Sense la seva il·lusió, entusiasme i empenta, tot això no hagués estat possible.

L’entusiasme de l’estrena ens ha animat encara més, si és possible, a tirar endavant el projecte de “El balcón de la espera”. Tindreu més notícies nostres. Perquè “El tercer invitado” només ha fet una de les moltes passes que ha de fer. I perquè nous projectes comencen a agafar forma a les nostres ments.

Sonaban ya las notas del violonchelo y el saxo, cuando se abrieron las puertas. Las luces bajas y la gente entrando al maravilloso espacio de La Mercè. Y, a partir de ahí, Paola y Sofía, Conchi y Georgina. En escena, por fin, después de meses de trabajo intenso e ilusionante, “El tercer invitado”.

Así comenzaba nuestro estreno. Un estreno que no dejó indiferente, porque el texto no deja indiferente. Una escenografía minimalista y atractiva. Una música que llenaba de magia La Mercè. Una luz sugerente. Y unas interpretaciones que dejaron sin respiración la mayoría de gente presente.

Y enfrente, en platea, 150 personas. Todavía nos emociona recordar la respuesta de la gente. Ver la sala de La Mercè llena de un público dispuesto a vivir “El tercer invitado” nos llenó de una energía que hizo que la obra rodara sola de principio a fin.

Sólo nos queda decir gracias. Gracias a la gente que ha contribuido a hacerla posible. Gracias a la gente que vino a verla. Y gracias a todo el equipo de “El balcón de la espera”. Sin su ilusión, entusiasmo y empuje, todo esto no hubiera sido posible.

El entusiasmo del estreno nos ha animado más, si cabe, a seguir con el proyecto de “El balcón de la espera”. Tendréis noticias nuestras. Porque “El tercer invitado” solo ha dado uno de los muchos pasos que tiene que dar. Y porqué nuevos proyectos empiezan a tomar forma en nuestras mentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Comienzo, El tercer invitado. Teatro. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s