Cine sin dinero pero con mucho trabajo. ¿Es posible? IMPAR.

frame1_retoc (1)Sin duda estamos en un momento de estetización del mundo. El actual momento invita a todos a desarrollar una faceta artística que puede dar como resultado un hecho artístico o un acontecimiento mediático, casi siempre efímero pero con deseo de permanencia. Dentro de las interminables paradojas modernas, nos encontramos en un momento de gran desempleo pero máxima ocupación (sino como sobrevivir) la imagen emerge como un elemento que atraviesa nuestra cotidianidad y las formas de producción de las imágenes han cambiado de tal manera que cualquier sujeto puede ser productor, distribuidor y protagonista de su propia imagen.

La vida se ha hecho cine, diría Lipovestky, el arte se recicla en sus propios desechos diría Baudrillard.

De cualquier manera el cine en su interminable crisis no deja de buscarse en sí mismo y en otros lugares. En su estructura desigual, cada vez hay más distancias entre las grandes producciones espectaculares y mediáticas con las que podríamos decir medianas e independientes. Y cómo no, en un sistema de hiperconsumo, el low-cost aparece en el cine, emergiendo como una singular marca que parece aliviar a algunos y no convencer a otros. Pero es que además el cine es insaciable y aquel que desea hacer cine no cederá en su empeño. Ya sean cortometrajes, microcortos a partir del móvil, con cámaras de cualquier formato, documentales, lo que sea. Todo tiene su público, porque en público nos hemos convertido todos. El consumidor actual es ante todo consumidor de él mismo.

Y aparece #littlesecretfilm, un modelo de producción cinematográfica basado en 10 normas que limitan las condiciones de rodaje y distribución, animando a todos los realizadores del mundo a sumarse a un ejercicio de riesgo cinematográfico extremo.  Definir #littlesecretfilm equivale a responder la pregunta ¿cómo se hace una película #littlesecretfilm? Sus normas, grabar en tan solo 24 horas para limitar las jornadas sin cobrar y reducir el coste a prácticamente nada, sus diálogos improvisados que permiten una nueva relación entre director-actor, su misterio en su secreto a la hora de estrenar y sobre todo su apertura y gratuidad. Es un intento de hacer posible el ideal de realizar cine casi sin dinero, sin industria, sin intermediarios.

Nuestra película IMPAR es el resultado de lo que escribo. Nuevas formas de hacer cine, nuevas formas de ver cine. Cine de riesgo en su producción, en su deseo. ¿Es posible?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Comienzo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s