El equipo de IMPAR, entre el talento, la profesionalidad y la gratitud.

agradecimiento_impar

 

 

 

 

Actores

Georgina Asin, Sarah. Siempre es difícil escribir sobre quién has escrito tanto ya sea en la ficción como en la realidad. No es que escriba o piense personajes en mis creaciones para Georgina Asin. Es que ella tiene la absoluta capacidad de transformarse, de dar vida a todo aquel personaje que se proponga. Y siempre digo lo mismo, si dudan de mis palabras, les invito a que un disfruten de sus interpretaciones, ya sea en la pantalla, en los escenarios o cantando. Su magnetismo es ineludible, simplemente le pones la cámara y todo es muy fácil.  Además de una enorme capacidad de trabajo y de responsabilidad e implicación con todo lo que hace. En Impar interpreta a Sarah y el reto era transmitir lo máximo posible con los silencios y con la mirada. Mantener la distancia con los otros dos protagonistas y al mismo tiempo crear complicidad y una fuerte atracción que fuera creíble. ¿Creen que es fácil?

Y como su compromiso siempre va más allá, hizo todo tipo de trabajo de producción y aportó grandes ideas al desarrollo de la historia.

http://vimeo.com/georginaasin

Georgina Amat, Lidia. Para mí, fue un descubrimiento y una sorpresa continua. Necesitábamos a una actriz con máxima sensibilidad y con disposición a seguirnos en nuestra inquietante historia. Además los personajes femeninos debían conectar desde un principio, ser complementarios y a la vez opuestos. El personaje de Lidia debía ser frágil por un lado y contundente e inflexible por otro. Era la conexión directa con lo femenino y lo masculino. Desde luego que Georgina Amat era interesante por su baile, por su expresión corporal y su movimiento, pero no es menos sorprendente la potencia de su mirada a cámara. Fue increíble ver como una persona dulce, agradable, sonriente transformó su primer plano en algo absolutamente perturbador. Justo lo que necesitaba Impar.

http://vimeo.com/user6113556

Christian Stamm, Frank. Desde el primer momento que le propusimos a Christian participar en el proyecto, mostró un gran entusiasmo. Su personaje no estaba definido del todo, necesitábamos que cada interpretación tuviera un rasgo dominante y marcado por encima del resto. Sabíamos que grabar en 24 horas nos limitaba mucho a la hora de profundizar en ciertas cosas. Y Christian no sólo asumió el reto sino que además subió la apuesta. Fue él quien aportó la idea de que su personaje fuera ciego. Cuando lo dijo creo que todos sentimos una doble emoción, la primera esa sensación de haber encontrado justo lo que estábamos buscando, esa emoción de la revelación. Pero esa satisfacción vino acompañada con un pequeño escalofrío. Interpretar un personaje ciego con las limitaciones en la producción y en el tiempo que teníamos, era muy arriesgado pues no tendríamos margen al error. Había que ser conciso y preciso, además de creíble, cualquier error de veracidad tendría enormes consecuencias. ¡Qué responsabilidad! Pero ahí tenéis su interpretación, hizo un enorme trabajo, vino al rodaje con una intensidad desbordante, su trabajo estuvo entre una gran responsabilidad y un enorme manejo de la técnica. Ya en el rodaje y en directo todos sentimos escalofríos con su interpretación.

http://www.christianstamm.com/

Marta Romero. Cámara, prólogo. Hacer cine en muchos casos es tener la sensación de que te la juegas sin red. Tener a Marta en tú equipo es sustituir el miedo al vacío con la seguridad de que ella siempre tendrá una solución al problema, a la  angustia que se presente. Lo he dicho en otras ocasiones, Marta escribe con su cámara, no he visto a nadie tener la capacidad que ella tiene para pensar en imágenes. Su mirada siempre va un paso por delante de todos, porque el acto de hablar o el acto de escribir siempre van por detrás del acto de mirar. Además tiene la capacidad de hacer muchas cosas a la vez y hacerlas con un estilo inimitable, elegante e hipnótico. Impar no hubiera sido posible sin Marta Romero, es así de sencillo, así de contundente. Trabaja en la producción, aporta a la historia, nos maravilla con su estético prólogo, no hay nadie que juegue mejor con la imagen, que se deslice por ella como Marta. De nuevo para los incrédulos. Pregunten por ahí y descubrirán que todos quieren trabajar con ella… ¿por qué será?

http://www.martaromerocoll.com/

Raquel Lamelo. Sonido, montaje, créditos. Eran muchas las ganas de trabajar con Raquel. Su profesionalidad y su entrega hicieron que las dificultades que nos encontramos en el rodaje con el sonido se superarán sin problemas. No fue fácil hacer frente al paso continuo de trenes o a un inesperado campeonato playero cuando nosotros estábamos sumergidos en un drama perturbador. Cada idea que aporta, tiene un doble valor, el del sentido común y el de la crítica. Las replicas de Raquel nunca son improvisadas o gratuitas y siempre aparece una mejora en el trabajo al tenerlas en cuentas. Luchamos codo a codo en el montaje. Las limitaciones y dificultades eran más que las habituales. La obsesión era centrarnos en el ritmo, dar coherencia a las improvisaciones, que la historia avanzara, experimentar pero sin excesos, en definitiva el trabajo de montaje más que nunca era lo esencial. Y Raquel consiguió todo eso y más. Uno de los comentarios de un espectador califica IMPAR con una obra de orfebrería, eso s indudablemente así por el trabajo de Raquel.

http://vimeo.com/raquellamelo

Susana Acua. Arte y vestuario. La creatividad y las inquietudes de Susana, son infinitas. Es de esas personas que poseen un universo propio que contagian entusiasmo y que hace cosas que solo puede hacer ella. Además posee una hiperactividad desbordante tan necesaria en largas jornadas de trabajo. Siempre está haciendo alguna cosa, jamás para, cuando todos exhaustos buscan un rincón de desconexión, ella está haciendo pruebas, imaginando alternativas, lo que sea y todo con una eterna sonrisa. Otro valor de Susana, es que puedes estar rodando en un lugar y dejarla a ella trabajar en otro, cuando vuelves tienes la certeza de que todo estará preparado y que todo estará en el lugar que debe estar. Creatividad, inquietud y humanidad. Curioso, características necesarias pero difíciles de encontrar.

Sergi Nogué. Postproducción. Trabajar con Sergi te asegura varias cosas, un incesante trabajo y una disposición absoluta al servicio del proyecto. El audio es el gran olvidado siempre y el más esencial, no hay nada que hacer si tienes un buen material y un mal audio. Era una de nuestras obsesiones, las limitaciones que teníamos no nos podían justificar. La improvisación de los actores aumenta la dificultad. El trabajo de Sergi se centro en pequeñísimos detalles  que no desviaran al espectador de la función principal. Infatigable, el placer de trabajar con Sergi es su flexibilidad, siempre está dispuesto a mejorar algo, a cambiarlo, a descomponerlo si es necesario para el bien del proyecto. Su técnica crece exponencialmente y tengo que reconocer que para mis trabajos se ha erigido como una pieza esencial, a través de un intenso trabajo, silencioso y continuo cuyos resultados son más que excelentes.

Miriam Bou, cámara. Planteamos el rodaje de IMPAR a dos cámaras, esto agilizaría el trabajo y nos permitiría diferentes puntos de vistas. No dudamos que Miriam tenía que estar a nuestro lado. Pareciera que el trabajo de Miriam pase de desapercibido pero nada más lejos de la realidad, ella siempre está ahí y acecha con su cámara, no necesita hablar demasiado pero cuando dice algo simplemente tiene razón, sin más. Persiguió a los personajes, trabajó codo a codo con Marta, sus conocimientos de la fotografía fueron aportaciones más que necesarias. Trabajó incansablemente.

http://miriambou.com/

Minuit de la Croix.  Conocí a Minuit, en un no lugar, la estación de trenes de Barcelona. Escuché su música antes del encuentro y su persona expresa el magnetismo y la heterodoxia de sus creaciones. La música de Minuit es compleja, diversa, global, hipnótica e inquietante. Desde un principio tuvo la capacidad de hacer enormes aportaciones. No he conocido a nadie más conciso y preciso que Minuit, busca la sensación exacta, el momento exacto, el lugar exacto, ni más, ni menos. Lo que le pedía no era fácil, recuerdo aquella película de Haneke, La pianista, cuando habla de Schubert y la locura, ese justo momento crepuscular que separa la luz de la locura. Eso es lo que necesitaba IMPAR y eso es lo que consiguió Minuit, envolver la atmosfera de una inquietud perturbadora, siempre en el límite del ocaso y la barbarie, de la piedad y el horror. Además por supuesto de la necesidad de expresar sensualidad pero desde la frialdad. La música de Minuit mejoró indudablemente a IMPAR.

https://soundcloud.com/minuitdelacroix

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Comienzo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s