La grande bellezza. De la seducción a la decepción.

La gran belleza es una película que se convierte en el acontecimiento cinematográfico del año 2013, una película que realiza un itinerario por todos los grandes festivales de alto nivel y que acaba arrasando en los premios primero y luego en un entusiasta público.

La película se mueve en una supuesta polémica, aquellos que la aclaman sin concesiones y otros que la ven como un producto vacio y pretencioso. Curiosamente la mayoría de las críticas que se encuentran son de aquellos que la alaban. Las críticas entusiastas están en los medios oficiales y en blogs especializados, las negativas están en los comentarios de las noticias de los medios o de los artículos de los blogs.

Esto nos lleva a preguntarnos ¿Cuál es la función de la crítica actualmente? La crítica artística hace tiempo que se ha desvinculado de la crítica social, encontrándose en la auto referencia, en la idea del arte por el arte. Hal Foster afirma que los artistas esperan ser elevados por la teoría y los teóricos ser apoyados por el arte. De esta manera la crítica se reduce simplemente a informar, promocionar y difundir  la película. El análisis crítico queda desplazado, se pospone, se diluye. La crítica forma parte del espectáculo. Como afirma Baudrillard en la actualidad toda obra de arte lleva implícita su comentario, pero el comentario no es crítica porque no supone la distancia necesaria.

lagranbelleza lagrandebellezza

  1. Referentes

La Gran Belleza ha conseguido que hablar de ella sea estar vinculado a hablar de La Dolce Vita, su gran referencia, modelo o copia. Es cierto que La Gran Belleza es fácilmente reconocible como cine italiano. Hay que decir que la propuesta fundamental se basa en la intertextualidad y referencialidad (en relación sobre todo a La Dolce Vita de Fellini). Se está de acuerdo en una especie de continuidad en la historia, en la narración, entendiendo el personaje de Jep como una extensión de Marcelo. Aunque para mi pertenecen a dos contextos absolutamente diferenciados. La Dolce Vita 1960, empieza la postmodernidad, acaba la reconstrucción de Europa, momento de cambio. La Gran Belleza su personaje en el momento de la publicación de su obra es en los acontecimientos de 1968 o de la década de los 70.

La estrategia del marketing ha funcionado fabulosamente. El director repite una y otra vez que sus fuentes de inspiración son Fellini, Scorsese y Maradona, entre otros, aunque se desmarca de la comparación con La Dolce Vita, asegurando que ésta, está a otro nivel. No hay crítica, análisis, noticias que no vincule el universo de Sorrentino con el del maestro Fellini. En este sentido hay una absoluta necesidad de que una parte del arte del pasado vuelva a lo contemporáneo. Hablamos del eterno retorno de lo anterior pero en  forma de simulacro. Como ocurre en, en la moda, en la música, en los revivals.

 2. La forma del film:

Es importante recalcar que La Gran Belleza es una gran producción europea que no escatima en medios. Esto se hace presente en la forma que adquiere el film. El director está dotado de grandes recursos técnicos y parece utilizarlos absolutamente todos como muestra de fuerza. De esta manera la película se mueve entre un gran preciosismo, una fotografía impecable, unas extraordinarias localizaciones, una estética absolutamente cuidada y un exceso estilístico. Interminables y grandilocuentes movimientos de cámaras, creando un punto de vista transcendental e incluso metafísico. Dando la sensación en ocasiones que la cámara es el ojo de Dios que contempla con pasividad, parsimonia y hasta cierta benevolencia la desintegración de su obra más preciada.

Una cosa curiosa que no acaba de cuadrar con el resultado, es que la realización parte de la intención de mostrarlo absolutamente todo, que no exista nada fuera de la imagen, todo contenido tiene que ser visto, incluso lo imaginado. Es como si la película tuviera la necesidad (pretensión) de mostrar en todo momento la idea de belleza. Si visionamos escenas eliminadas podemos ver esa obsesión por explicarlo todo.

Cosa que por otro lado te genera cierta inquietud pues el exceso no consigue su objetivo. Queriéndolo mostrar todo no explica en profundidad nada, ni que es el arte, ni que es la postmodernidad, ni las grandes cuestiones que plantea. Uno lo ve todo y se queda igual más allá de la emoción estética. Esto nos lleva a la siguiente pregunta:

3. ¿De qué va realmente La Gran Belleza?

Desde la teoría postmoderna se afirma que los grandes metarrelatos están en crisis o han dejado de interesar o tener sentido. Ya sean ideológicos, científicos, religiosos o de cualquier otro orden. En este sentido la función narrativa pierde al gran héroe, a los grandes peligros, a  los grandes periplos y el gran propósito. Dispersándose todo en nubes de elementos lingüísticos narrativos[1].En un principio es difícil catalogarla en un género concreto, partamos de este supuesto que he encontrado en una revista progresista, intelectual, etc. Paolo Sorrentino, un director acusado de mover demasiado la cámara o de ser demasiado pretencioso, pero ha roto el género. ¿Género, que género?  Parece que el consenso se acerca a clasificarla como drama, comedia, comedia dramática y sorprendentemente Literatura.  Muchos hablan de La Gran Belleza con una inspiración clara de la literatura. A parte de eso el consenso también afirma que se trata de un viaje estético de la contemporaneidad y que se trata de un retrato, de una espléndida y decadente Roma donde los vacuos y engreídos miembros de la supuesta alta sociedad arrastran su existencia surrealista. ¿Es una película social sin mensaje? Más bien la clave la da la idea de que la película pretende provocar algo similar al síndrome de Sthendal, un exceso de efectos artísticos que buscan el arte por el arte.

En una entrevista una periodista le pregunta si le podía explicar que es una vibración, en referencia a la secuencia de la entrevista con la artista. La situación se vuelve interesante pues Sorrentino parece no poder explicar el contenido de su film, tan solo habla de sus inspiraciones.

4. ¿Pero a quién va dirigida la película, a que público?

A La Gran Belleza se le presupone originalidad, progresismo y porque no decirlo cierto elitismo que siempre es bien acogido por un público ávido de diferenciarse. La industria ha sabido perfectamente apropiarse de estos códigos, de estas condiciones y conseguir el éxito. Películas de estas características que se pretenden al margen de lo convencional y cercanas al cine clásico,  se adaptan perfectamente a un tipo de público, pues estos espectadores no están solo preparados para el impacto de este tipo de películas, sino ansiosos de su estimulación. No existe ruptura sino convención. No podemos olvidar que la película ha sido institucionalizada a partir de sus premios y su total integración en la industria y público de masas. Además de que ha sido producida por Mediaset. Berlusconi. Paradoja pues la película se asocia a la crítica de una sociedad decadente consecuencias directa de la era Berlusconi

Así que podríamos decir que La Gran Belleza más bien busca producir un tipo determinado de consumidores prefiriendo la fascinación del medio antes que la exigencia crítica del mensaje.

5. Conclusión

Para acabar me gustaría decir que: Está claro que el deseo y la satisfacción inmediata del deseo se imponen en la sociedad postmoderna. Su imposibilidad de saciarlo produce el vacío y la angustia vital. Como dice Freud en Malestar en la Cultura la vida nos resulta demasiado pesada, nos depara excesivo sufrimientos, decepciones, empresas imposibles. Para soportarla, no podemos pasar sin lenitivos. Él propone tres.

  1. Distracciones poderosas, que hacen parecer pequeñas nuestras miserias.
  2. Satisfacciones sustitutivas, que reducen la miseria. Seria las conversaciones de arte en la película, los referentes literarios, etc.
  3. Narcóticos que nos tornan insensibles a la miseria. El consumo constante de drogas en las fiestas.

[1] La condición postmoderna. J.F Lyotard.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Comienzo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La grande bellezza. De la seducción a la decepción.

  1. Pingback: 'La gran belleza' (2013) - elCriticon.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s